Colombia romántica

En el extremo norte del continente, Colombia, país de soñadores y de experiencias inolvidables, donde el océano y la selva conviven en el mismo lugar; donde los paisajes frondosos y los ríos espesos descritos por la historia y las grandes obras literarias se colman de suspiros a expensas de sus visitantes; donde cada experiencia resulta indescriptible y fascinante a la vez. Colombia renace y abre sus puertas a aquellos que deseemos conocerla.

La vida vibrante de las ciudades colombianas atrae a miles de turistas que buscan ejemplos de desarrollo urbano, pluralidad cultural, arte, al igual que la amabilidad de los colombianos, la riqueza de cada pueblo y ciudad, la magia y romanticismo que irradia cualquier destino del país.

Bogotá, la capital de Colombia, tiene cerca de ocho millones de habitantes. Medellín, “La Eterna Primavera”, elegida como la ciudad más innovadora del mundo, es pionera en moda y en inversión urbana, social, cultural y educativa. Cali, la capital mundial de la salsa, una ciudad llena de sabrosura también conocida como “La sucursal del cielo”.

Cartagena, Santa Marta y Barranquilla, ciudades principales también en la zona norte del país, de las cuales hablaremos más adelante y que conforman nuestro viaje vivencial de Colombia Romántica.

 

 

 

COLOMBIA ROMÁNTICA

Visitar Colombia es una experiencia fascinante.

Nos sorprende con un sinnúmero de maravillas naturales, como un mar de siete colores en la hermosa Isla de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, frente a la costa de Nicaragua. Esta isla nos cautiva por las olas del mar y por la belleza que habita en su interior; los colores de los arrecifes, gran variedad de peces, un universo acuático y la música reggae que vale la pena conocer. La encendida playa Spratt Bight tiene un paseo costero bordeado de palmeras. En el litoral está el Parque Johnny Cay, una pequeña isla con mangles de cocos y playas de arena blanca.

 

Cartagena, antigua como su historia. Cartagena, considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, es una ciudad portuaria en la costa caribeña de Colombia. Junto al mar, se encuentra la Ciudad Vieja amurallada, que se fundó en el siglo XVI, con plazas, calles de adoquines y edificios coloniales coloridos. Con un clima tropical, la ciudad también es un destino popular por sus playas. Se puede llegar en bote a la Isla de Barú, con playas de arena blanca y palmeras, y a las Islas del Rosario, famosas por sus arrecifes de coral.

 

Fundada en 1525 la romántica ciudad de Santa Marta (Distrito Turístico, Cultural e Histórico) es la más antigua de Colombia. Allí murió el Libertador Simón Bolívar en la Quinta San Pedro Alejandrino, año 1830. Bordeada de hermosas playas, como el balneario Rodadero, uno de los principales destinos turísticos del caribe colombiano,  y de las imponentes montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Antiguas ruinas se esconden en los exuberantes bosques de manglares del Parque Nacional de Tayrona, el lugar perfecto para una caminata durante el día.

 

Barranquilla, “La Puerta de Oro de Colombia” es la capital del departamento Atlántico, y es un desbordante puerto marino, bordeado por el Río Magdalena. Una increíble belleza arquitectónica con sus tesoros coloniales, rodeada de hermosos paisajes naturales, sus calles doradas por el sol y la arena, la espontaneidad y alegría de la gente del caribe, hacen de Barranquilla el destino ideal para disfrutar de la placidez de sus encantadoras playas y de su riqueza cultural, que abre paso a la fiesta más grande de Colombia: El Carnaval, reconocida por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

 

A continuación, mencionamos lugares, experiencias y actividades imperdibles en estos hermosos destinos de la Región Caribe de Colombia:   

Practicar trekking a Ciudad Perdida

La Ciudad Perdida, Teyuna, la 'Puerta al pasado', el Machu Picchu colombiano. Ascender esta joya arqueológica del país latinoamericano es una de las experiencias más fascinantes que el apasionado al senderismo puede realizar. Quien la conoce compara su cima con la del Machu Picchu, pero esta ruta tiene el encanto de los secretos que sólo una minoría conoce. A sus pies surca el río Buritaca, una cinta límpida y cantarina que baja de las cumbres nevadas en búsqueda presurosa del mar Caribe, y alrededor todo el conjunto orográfico, colmado de vida y belleza, le da mayor lustre al más importante vestigio arqueológico hallado en Colombia.

 

Excursión a las Islas del Rosario

Ubicadas al sur de Cartagena, frente a las costas de la península de Barú, las islas Corales del Rosario constituyen un popular atractivo natural, con aguas cristalinas y arrecifes. Las islas forman parte de un parque nacional y son ideales para practicar buceo o snorkel. Elija entre los diversos tours que se ofrecen para visitarlas y vaya al muelle de La Bodeguita, en pleno centro histórico, para tomar su embarcación. El tour puede incluir una visita al Oceanario para ver tortugas, tiburones y espectáculos de delfines, o un día en la playa. Si es así, pruebe el coco loco, una mezcla de ron con crema de coco; deleítese con un plato de mariscos frescos acompañado de patacones y arroz, y compre alguna de las artesanías que hacen los locales.

 

Comer pescado en la orilla de la playa -Cartagena y Santa Marta-

Pescado en todas sus variantes, frito y con patacón es todo lo que necesitas: tostadito, caliente y amplio, servido sobre una buena porción lechugas que a su vez descansan sobre el patacón, aún más crocante. Lo verás en muchos restaurantes locales, para antojarse de inmediato a darle una probada. El mar te ofrece el pargo rojo, la mojarra (por mencionar un par estelar), sábalo y lebranche (otra dupla de lujo), pasar unas gotitas de limón por el pescado que elijas y disfruta de cada delicioso bocado a la orilla de la playa.

 

Noche al son de tambores

Una fiesta tradicional le sube el ánimo a cualquiera con los ritmos alegres de la región. En las playas de Santa Marta (Rodadero) y Cartagena, es frecuente toparse con grupos de músicos locales que deleitan a la concurrencia tocando sus tambores para iniciar una fiesta durante un paseo nocturno por la playa. Aunque en algunos sitios no se puede entrar al mar por la noche, una fiesta de estas sobre la arena es algo que vale la pena vivir.

 

Pasear en carruaje con caballos la Ciudad Amurallada de “La Fantástica”

Es una maravillosa manera de recorrer las calles empedradas y los callejones de la Ciudad Amurallada. También puede ser una romántica experiencia para disfrutar al atardecer o en una noche de luna llena. Transportarse en los llamados coches o carrozas victorianas es una tradición que data de la época colonial, la cual es ideal para apreciar el paisaje arquitectónico y escuchar fabulosas leyendas del cochero. La Plaza de los Coches es el punto de partida de estos carruajes jalados por caballos que ofrecen recorridos por el centro histórico y el sector moderno de Cartagena, y paseos especiales para parejas con botella de vino y música. Es común ver a novios recién casados a bordo de uno de estos coches en su primer recorrido como esposos.

 

Ver el atardecer en Bocas de Ceniza en “La Puerta de Oro de Colombia”

En Barranquilla, el encuentro entre las aguas del río Magdalena y del mar Caribe puede verse en Bocas de Ceniza, la principal desembocadura de la arteria fluvial más importante de Colombia. En este sitio se construyó una obra de ingeniería con tajamares que estrechan las bocas del río para que la fuerza y la velocidad de la corriente muevan los sedimentos y permitan la navegación. El atardecer aquí, con la agradable brisa, es sin duda un imperdible de la ciudad.  

 

Podemos afirmar que el único problema de Colombia es que una vez que la conozcas, te atrapa y será muy difícil querer marcharte.