Eje cafetero: aroma a café, color y patria

La riqueza del turismo en Colombia está patentada por el Eje Cafetero. Ante el mundo, esta parte del territorio colombiano es la cara que nos representa, cara de un país pujante y con ímpetu. Infinidad de parques, jardines botánicos, abundancia de café, la calidez, sencillez y nobleza de su gente se encuentran en cada calle de los pueblitos que comprenden la embajada cafetera.

Esta región cuenta con una gran diversidad de puntos de interés que se alojan en reservas naturales, parques temáticos, pueblos suspendidos en el tiempo y tres ciudades capitales (Manizales, Pereira y Armenia) que crecen a ritmos formidables.

Estas son algunas de las muchas razones por las que el 25 de junio del año 2011 UNESCO eligió al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad. Seguramente en nuestro viaje descubriremos muchos más. Disfrutar de cada uno de los atractivos turísticos que nos ofrece el Eje Cafetero no es para nada complejo: la geografía y la conectividad aérea y terrestre se dan la mano para facilitarte la visita en este privilegiado viaje.

Por si todo ello no resultara lo suficientemente vistoso, a estos atractivos se le suman un clima perfecto, una cultura ancestral, una de las gastronomías más queridas del país y la célebre amabilidad del pueblo paisa. 

El Eje Cafetero es la región topográfica de Colombia, que abarca los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío, y parte de los departamentos del Valle del Cauca y Antioquia.

El nombre de Eje Cafetero es obvio, ya que en esta zona se concentra la mayor parte de la producción cafetera del país, dadas las condiciones climáticas, con suaves temperaturas que oscilan entre los 8ºC y los 24ºC, y geográficas de esta región, de bosque tropical andino, ayudan a la producción de un café de gran calidad.

Aquí nació el famoso ícono publicitario Juan Valdez, un campesino paisa vistiendo poncho, carriel, y sombrero aguadeño, acompañado por una mula, que es uno de los símbolos más reconocidos a nivel internacional, por supuesto en los países consumidores de café.

SALENTO

Uno de los pueblos más célebres en el Eje Cafetero: su valor histórico, arquitectónico, cultural y natural lo hace acreedor de todo mérito.

Hogar del árbol nacional colombiano, la Palma de Cera, y de la mejor trucha al ajillo del mundo, el municipio más viejo del Quindío se localiza al norte de Armenia, a tan solo 9 km. Recorrerlo no es para nada complejo, es pequeño, pero increíblemente hermoso y tradicional. La plaza principal de Salento y la iglesia Nuestra Señora del Carmen son los primeros referentes para iniciar la exploración del patrimonio urbano.

Alrededor de estos símbolos se concentra la mayor actividad, llenos de color y mucho movimiento, donde se respira olor a café, sándalo y tabaco y se vibra con la resonancia de las bolas de billar, las risas de los compadres de toda la vida y la música de Gardel que se fuga de las viejas radiolas.  También es la capital de la artesanía en el Eje.

VALLE DEL COCORA

Muy andino y muy colombiano, así es el Valle del Cocora que significa Estrella de Agua. Este prodigio natural, que se encuentra a treinta minutos de Armenia y a 10 km de este, es considerado uno de los cuadros naturales más hermosos de toda Colombia.

Es la puerta de entrada al Parque Natural de los Nevados, lleno de caminatas ecológicas y hermosos paisajes.

La flora del Valle del Cocora se compone de la esbelta palma de cera, pinos romerón, siete cueros, encenillo, árnica, puya, y frailejón. La fauna nativa más común del Valle es el loro orejiamarillo, la danta de Montaña, el puma, el oso de anteojos, el cóndor, el perezoso, el tucán celeste, el tigre, y el colibrí.

No olvidemos llevar recuerdos y delicias para el camino: arequipe de café, arepita de choclo, obleas, solteritas y el buñuelo presente en el Eje Cafetero todo el año. Llenémonos de ilusión y volvamos pronto a visitar la tierra que con los brazos abiertos siempre nos recibirá.

 

Por: Andrea Cuello Navarro.

Vivee Experiences by Vidalatam CORP