Ski, libertad en la nieve

El esquí -ski- es uno de los deportes más bellos en lo que a estética se refiere y que se practica en escenarios que no tienen comparaciòn, montañas cubiertas de nieve que nos hacen vivir experiencias inigualables en condiciones climáticas extremas. Esto hace que hoy por hoy sea uno de los deportes que más auge está tomando, en cualquiera de sus modalidades.

Practicando el esquí se consigue un indudable desarrollo de nuestra condición física, conocemos nuevos paisajes y entornos, en los cuales no nos habíamos desenvuelto nunca o con poca frecuencia, haciéndonos percibir el deporte de otro modo, lo que importa es relajarse y sentir la libertad.

Esto tiene su origen en que la montaña siempre ha fascinado al hombre, en sus alturas parecen estar las respuestas más profundas del ser humano. Algunas montañas son tan remotas e inaccesibles, que los deportistas más temerarios han hecho de ellas el gran reto de su vida.

Y claro, en ellas se siente como si hubiéramos visitado el cielo. Además la inexplicable y plena sensación de velocidad, movilidad y libertad será total y, por ello, se puede decir que hay pocos deportes tan gratos como éste.

El frío también puede ser nuestro aliado a la hora de estar en forma. Bajan las temperaturas y llega la hora de ponerse unos esquíes y disfrutar. ¡Con unas pequeñas precauciones, seremos los reyes de las pistas!

Vivee Experiences nos recomienda lo mejor para vivir la mejor experiencia.

Equipo:

- Un par de esquíes (o tablas de esquí) con sus fijaciones correctas.

- Unas botas de esquí adecuadas al tipo de esquí, o disciplina y las cuales han de estar ajustadas a las fijaciones de los esquíes que se van a usar en el descenso.

- El casco es importante, debido a que no deja de ser un deporte extremo que implica riesgos.

- Dos bastones, que sirven para tener una buena percepción del terreno, que permite poder posicionarnos correctamente. Los bastones dan equilibrio y ritmo además de ser muy útiles para impulsarse y demás usos auxiliares.

- Ropa abrigada.

- Protecciones.

En cuanto a los tipos de esquís que encontraremos en el mercado son los adecuados para cada tipo de actividad que deseamos practicar. Tenemos como modalidades:

- Ski alpinos o de descenso: en las competiciones el objetivo es realizar el descenso en el menor tiempo posible, siguiendo un trazado sinuoso marcado por unas balizas especiales llamadas puertas. Pero hablando de el equipo, ahora tiene sentido la distinción que hemos hecho antes, porque dependerá de si vamos a esquiar por o fuera de pistas.

- Ski nórdico: en esta modalidad no se fija el talón de la bota a la base de los esquís como ocurre con el esquí alpino. El esquí nórdico incluye modalidades como: esquí de fondo, salto de esquí, combinada nórdica, biatlón y Telemark.

- Ski Touring: que es un tipo de esquí que se apoya en la fuerza humana en lugar de en arrastres y otros mecanismos. Es una mezcla de esquí alpino y nórdico, donde la clave está en que el talón del esquiador queda libre para poder caminar y ascender por las lomas. Hay distintas subdisciplinas en el Ski Touring: esquí de montaña, esquí de travesía, telemark, backcountry nórdico, turismo alpino.

- Ski acrobático: es una prueba deportiva de esquí, en la que los esquiadores, más que su velocidad, tienen que poner a prueba sus habilidades sobre la nieve.